viernes, 6 de septiembre de 2013

ALMACEN.

Bebo este vino en el almacén, 
y hablando con otros bebedores
de a pedacitos me hundo en lloviznas de lana.

Un hombre canta solo
y escucha que una baguala larga le contesta de lejos.
Casi se duerme entonces.
Hay lluvias pequeñitas en la oscura balanza.
Lluvia de azúcar. lluvia de maíz, lluvia de trigo
y afuera lluvia de agua que no acaba.
De esos borrachos nace una alegría
y yo me pongo triste, y usted también y todos somos tristes.

Allí el tiempo amarillo en almanaques
y un hombre de bigotes
le brinda esperidinas al silencio.

Ahora huelo a cuero, a arreo larguísimo.

Aquí en el suelo y en silencio, quiero, el pan de sal
espera la caricia de la lengua del buey que lo disuelva.

Cuando eso ocurra, yo tampoco estaré sobre la tierra.

                                   MANUEL J. CASTILLA.
                                         ( 1918 -  1980 )
                                             ARGENTINA. 


13 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Hola corazón ! Yo sé por qué. Castilla es nostalgioso y trasmite esa sensación.Yo muero de amor por este escritor maravilloso.Tiene un libro "De solo estar" que es la belleza misma. Agotado, ya no se encuentra.Gracias por venir.
      MUCHOS BESOS.
      ¡FELIZ FINDE !! :)

      Eliminar
  2. Hoy amaneció otoñal simulando un recordatorio de proximidad, cosa que mi cuerpo había anunciado 48 horas antes; pero este poema es como un trago, unos tragos en compañía, con el que arrancarme a cantar de nuevo.
    Apapachos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es increíble cómo avisa el cuerpo. A mí me pasa lo mismo.Acá va llegando la primavera... todo huele a flores .
      ¡LINDO FINDE !!! :)
      ¡APAPACHOS !! :)

      Eliminar
  3. Inmenso Poema de CASTILLA.
    Embriaga como ese vino y ese escenario.
    Apapachos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pedro ! ¡cómo me gusta Castilla !sea el tema que fuere le saca brillo.
      ¡APAPACHOS !!:)
      ¡FELIZ FINDE !! :)

      Eliminar
  4. Este poeta se bebe el vino,los cantares,la nostalgia y la lluvia...y lo hace con delicadeza, con dulzura y abandono...Muy entrañable y conmovedor, amiga...Gracias por mostrarnos los poetas de tu tierra, son muy buenos,emotivos y profundos.
    Mi abrazo inmenso y mi cariño.
    Feliz sábado, amiga.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola amiga querida !! Realmente Castilla es un poeta exquisito.
      Gracias por estar.
      ¡APAPACHOS !! :)
      Estoy siguiendo al Papa Francisco en esta jornada por la paz. Que Dios escuche este clamor y cese la violencia.:)

      Eliminar
  5. Extraordinario poeta éste. Me enseñas muchas joyas de tu Argentina.
    Gracias :)

    Un cálido abrazo de otoño (primavera para ti). Se nos avecinan las lluvias y los ocres, ¡qué bien..!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola mi hada ! tenemos muchas joyas en el mundo de la Literatura . Los voy a ir mostrando de a poco para que no se empalaguen.
      ¡¡APAPACHOS !!
      Roguemos por la paz !! :)

      Eliminar
  6. Desconozco el poeta, pero me ha gustado muchísimo el poema que has compartido con nosotros.
    Abrazos. Rosa

    ResponderEliminar
  7. Manuel Castilla nació en Cerrillos, provincia de Salta. Es un escritor maravilloso tanto en poesía como en prosa. tiene muchos libros que ya no se encuentran, son ediciones agotadas , que no se vuelven a editar, lamentablemente.
    Gracias Rosa por venir.
    Besos del alma.
    ç¡¡FELIZ DOMINGO !! <3

    ResponderEliminar
  8. Este poema está inspirado en el almacén de mi padre, el Pila Taibo, guitarrero y cantor de Campo Quijano, en la provincia de Salta.
    Manuel J. Castilla y el Cuchi Leguizamón solían visitarlo y pasar horas cantando, escribiendo y tomando tinto hasta el amanecer. Me emocionó leer de nuevo este bellísimo poema. Muchas gracias!!!!!!

    ResponderEliminar